IVANNA AGUILERA: “Tenemos muchísimas conquistas, pero pocos derechos”

Por Redacción Agencia Sudaka TLGBINB

El 27 de septiembre comenzó el Congreso de Ciencia y Género 2021, en la provincia de Córdoba. Durante cinco días se desarrollarán diferentes conferencias, simposios, intervenciones artísticas, talleres, foros de discusión, entre otras actividades. Durante la jornada del miércoles, se presentó el conversatorio sobre Violencia de Género en el que participó Ivanna Aguilera, militante y sobreviviente TLGBINB, responsable del Área Trans, Travesti y No binarie de la Facultad de Filosofía y Humanidades, de la Universidad Nacional de Córdoba.

De la presentación, también participaron Mariana Palumbo, Doctora en Ciencias Sociales (UBA); Paola Bonavitta, docente, investigadora del CONICET y militante de El Telar; y Marina Benítez Demtschenko, abogada especialista en Derecho Informático (UBA) y fundadora y presidenta de Fundación Activismo Feminista Digital. La moderación estuvo a cargo de Marina Tomasini, docente e investigadora del IDH-CONICET y Mauro Bologna, integrante de la Secretaría de DD.HH. del Ministerio de Justicia y DD.HH. de la Provincia de Córdoba.

En la siguiente nota retomamos la disertación de la histórica referente Ivanna Aguilera para reflexionar acerca de las violencias hacia la población travesti- trans.

El primer eje de discusión del conversatorio giró en torno al impacto de los marcos normativos de la ampliación de derechos en materia de género y sexualidad, y las brechas u obstáculos que persisten.

En principio, Ivanna  destacó la importancia de estar allí presente: “históricamente les cuerpes trans-travestis no hemos podido poner nuestres cuerpes ni tampoco nuestra palabra”. Luego habló de su trabajo frente al Área Trans, Travesti y No Binarie de la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC) y de las dificultades que tienen las compañeras: “Esta área fue producto de un trabajo que viene haciendo la facultad, que es la de incluir a diferentes personas dentro del ámbito educativo. En este caso, si bien la facultad, como todas las facultades, tienen áreas de Género  y Derechos  Humanos,  encontramos que los marcos normativos que hay dentro, cuando aparece un cuerpo trans, quedan tirados por tierra. Porque son muy difícil poder llevarlos adelante, no porque hubiese mala voluntad sino porque cuando pensamos Género hablamos de hombres y mujeres; y cuando se presentan otros cuerpos, que representamos géneros -y en esos géneros están nuestras identidades- se produce como un shock y, en ese shock, los marcos por ahí no se pueden aplicar” detalló.

Asimismo, habló de la importancia de trabajar el transfeminismo junto con los feminismos, para desarrollar en conjunto las políticas que se están llevando a cabo a nivel provincial, nacional y municipal en materia de género: “todos los cuerpos tenemos que estar presentes y desde ahí combatir los diferentes tipos de violencias que se vienen acarreando. Son muy diferentes las violencias que recibimos todas las mujeres, pero cuando una mujer es trans travesti, la violencia se viraliza mucho más. Es mucho más moribunda, los marcos normativos quedan a un costadito, entonces tenemos que empezar a veces de cero” expresó la militante, y agregó: “Nosotras desde la facultad y desde esta área venimos trabajando profundamente, porque la facultad es un espacio donde no hay una población trans y travesti importante. Y nosotras venimos trabajando para que ese espacio educativo, que ha sido vedado, cuando les compañeres lleguen al ámbito educativo universitario en este caso, todos los marcos normativos se puedan cumplimentar sin tener ningún tipo de diferencias”. 

Travar el Saber: los desafíos de la educación en tiempos de inclusión laboral (sudakatlgbi.com.ar)

Respecto a las acciones o estrategias favorables para la atención de la violencia de género en el ámbito específico en donde se desempeña, Ivanna consideró que desde el Área, se trabaja con el propósito de incluir para construir y con la visualización de los cuerpos trans dentro del ámbito universitario. Para ello, entiende necesario generar acciones como conversatorios por y para personas trans y travestis de diferentes partes del país, incluso, militantes de Latinoamérica que pueden aportar a esta estrategia de visualización en el marco educativo universitario. Respecto a la visualización del colectivo travesti-trans sentenció: “no se nos visualiza, la gran violencia que tienen nuestros cuerpos hace que no nos podamos visualizar y el ámbito universitario no escapa a las violencias que nuestros cuerpos sufren”.

También destacó que la creación de un espacio único en la facultad de filosofía y en la Universidad Nacional de Córdoba, producto del trabajo territorial, que es la cantina de inclusión laboral trans y travesti. La misma es atendida, manejada y administrada por estudiantes trans y travestis. Al respecto contó: “esta cantina da el espacio de atención y de visualización para les compañeres, pero también una entrada de dinero porque trabajan. Esta cantina, también tiene una convocatoria para proveedores de alimentos con prioridad para la comunidad trans y travestis”.

A su vez, explicó que dentro del área se encargan de contener y acompañar a les estudiantes trans y travestis que estén cursando la ciudadanía universitaria, para que la puedan transitar sin ningún tipo de temor: “para que su estudio este cuidado y podamos llevar adelante un acompañamiento, trabajamos con las diferentes áreas, tenemos un programa de violencia de género y otro de derechos humanos. Junto con el área nos organizamos y trasladamos algún tipo de problemática y con las diferentes áreas siempre estamos tejiendo trabajando y para que les compañeres trans y travestis puedan tener una ciudadanía universitaria cuidada y protegida”.

Y finalmente, también señaló la organización del Festival  Travapalooza que una vez al año con una jornada que cuenta con ferias, números musicales, una radio abierta y lecturas. Allí destacó nuevamente la importancia de la visualización: “Durante todo un día convocamos a les cuerpos trans y travestis universitaries (…) porque siempre la violencia hacia nosotras ha hecho que nos ocultemos y nosotras decimos ´lo que no nombra no existe, lo que no existe se diluye, y nosotras existimos y resistimos´; y en esta resistencia es que venimos trabajando con la visualización porque es a través de ella donde nosotres vamos a poder trabajar en las diferentes violencias a las cuales somos sometidas”, expresó Ivanna.

Asimismo agregó: “La Facultad de Filosofía y Humanidades es la única facultad, a nivel nacional, que tiene una persona trans a cargo de un área. Todas son fantásticas, pero ninguna pone en lugares estratégicos a personas compañeras o compañeros trans que hablen como persona trans y tavestis, eso es violencia”. Y remarcó: “cuando nosotras no podemos tener acceso al trabajo, eso es violencia; cuando la expectativa de vida de una persona trans es de 40 años, eso es violencia; cuando se dan planes sociales disfrazados de trabajo, eso es violencia; cuando nos tienen sumergidas en la oscuridad, cuando nos desaparecen en la democracia, eso es violencia. Y nosotres estamos acá para erradicar la violencia, porque la violencia viene de todos hacia nosotras y es con todos que vamos a poder erradicarla y construirla. No podemos estar por fuera del sistema para poder construir, tenemos que estar incluides para poder construir. Incluyendo se puede construir”.

Ivanna Aguilera, histórica activista travesti, revive la criminalización de los Edictos Policiales (sudakatlgbi.com.ar)

Finalmente, el cierre de las presentaciones se desarrolló a partir de la reflexión sobre las estrategias que deberían usarse para un abordaje integral de las violencias de género. Al respecto, Ivanna considera,  en lo personal, que hay que seguir trabajando territorialmente, porque tanto la conectividad y la accesibilidad a lo tecnológico para la población trans y travesti es nulo. “Para nosotras nos fue muy difícil organizarnos durante el 2020 con la pandemia, igualmente lo hicimos porque venimos hace muchos años trabajando con redes. Pero enfocamos mucho el trabajo territorial, y trabajamos con compañeras y grupos migrantes, con compañeras trabajadoras sexuales, con compañeros y compañeras que están  en huertas comunitarias, porque son los grupos a los cuales pertenecemos. Trabajamos con los grupos pobres, con los grupos más marginados porque somos personas pobres y marginadas que tratamos de construir con todos aquellos que estamos por fuera de la norma y que siempre quedamos por fuera de la norma”.

Ivanna contó que siempre están trabajando con grupos feministas, porque los diferentes feminismos son los que les han acompañado y de los que aprenden cómo erradicar la violencia, “porque nosotras venimos sin ningún tipo de herramientas, venimos con pluma y flecha; entonces, estamos organizándonos y es en conjunto con otras organizaciones barriales, territoriales y feministas”. Concluyó enumerando algunas de las acciones sobre las que articulan con estos espacios: la Ley Micaela, talleres de ESI, talleres de formación sobre las diferentes leyes y normas que amparan los derechos del colectivo travesti-trans. Y señaló que estas necesidades que demandan los territorios surgen de la ausencia estatal: “no tenemos por parte de los estados una política de información, en los estados te dan leyes pero esas leyes quedan en una ley, no van acompañadas por un proyecto político de visualización, de acompañamiento y de implementación de esa ley”. Y cerró, “trabajamos para que esas leyes, esas conquistas, se transformen en derechos. Porque sino es como siempre digo, tenemos muchísimas conquistas, pero pocos derechos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *