La Yegua de Troya. Una producción audiovisual sobre las presencias de Maite Amaya.

Por Casandra Sandoval y Julio Villafañe para Agencia Sudaka

“Infinitamente solidaria, rebelde, consecuente hasta el final, Maite siempre apostó a la organización desde abajo para enfrentar las opresiones del patriarcado y el capitalismo. Murió un 13 de junio del 2017 con 36 años, la edad máxima de expectativa de vida de las personas trans y travestis. Hoy está más presente que nunca en las luchas de lxs de abajo y en cada compañerx.” (*)

Maite Amaya. Travesti, lesbiana, piquetera. Conductora y compañera de la militancia y del trabajo comunitario en la ciudad de Córdoba. Desde la autogestión, entendiendo la construcción colectiva y horizontal como el camino a construir más que desandar, Maite fundó el Espacio Social y Cultural Casa Caracol en barrio General Paz, en la ciudad de Córdoba en el año 2002. Refugio y guarida, Casa Caracol fue también un factor disruptivo en el circuito de la ciudad que se estaba acomodando luego del estallido y la represión del 2001.  

Producciones Anónimas es una productora audiovisual de Córdoba, integrada por Abril Fernández Ferrez y Santiago Sarmiento. Trabajan con registros y realizaciones audiovisuales de espectáculos culturales y sociales, y actualmente, se encuentran trabajando en La Yegua de Troya, un documental que recupera desde el archivo y desde las experiencias comunes, las presencias de Maite Amaya.

En diálogo con Agencia SUDAKA TLGBI, Santiago, nos cuenta que la realización de este largometraje, el primero de la productora, surgió hace más de dos años. En primera instancia, se gestó como práctica final para la Tecnicatura en Cine y TV de la Universidad Nacional de Córdoba. La idea para la finalización de la carrera era, en un principio, hacer un corto, pero la expansión del trabajo, las voces que se fueron sumando a esta polifonía, más el material de archivo y la inabarcable actividad de Maite -que militó desde sus años de estudiante hasta convertirse en ese faro que alumbraba y contagiaba calores a la lucha anticapitalista y contra el patriarcado- hicieron del largometraje documental, el mejor formato posible.

La Yegua

“Maite es reconocida no sólo por su práctica y acción cotidiana comprometida con las causas populares, sino también, por su desarrollo ideológico-político en las ideas anarquistas, el trans y pos feminismo. Maite fue una compañera que no escindía el campo de la teoría y de la práctica”. (*)

La construcción de la memoria y la recuperación de las historias personales y colectivas es un trabajo que debemos realizar a diario para discutir, en la historia de nuestras sociedades, el lugar que se ha elaborado como un privilegio cis. La agencia política y comunitaria de las personas del colectivo TLGBINB debe ser reconocida y valorada para entender que la realidad que habitamos y nos habita, es fruto del trabajo y la construcción colectiva de todas y todes les compañeres que nos antecedieron.

El colectivo Salchichón Primavera realizó un trabajo de retrato y documentación de La Condesa, Laura Dominique Pillieri, una trans que fue amiga y pareja. En esa producción, la propia Maite cuenta una anécdota, que “una vez la invitaron a un encuentro feminista y que había un sector del feminismo que no aceptaba todavía a las identidades trans travestis. Entonces las acusaban de ´caballo de Troya´ a las trans, por una cuestión biologicista, que venían a traer al enemigo camuflado y no sé qué…”, recuerda Santiago, realizador del documental de la militante cordobesa. Y agrega, “Maite se caga de risa (sic) de todo eso y, ella misma dice que, en vez, era una ´Yegua de Troya´. Nos gustó eso porque es muy característico de ella, de su ironía, de su acidez, muy satírica, y su mirada de abordar el mundo desde ahí, entregándose a la risa. Y por otro lado, es muy linda esa imagen,  esa autodenominación, en clave de ironía hacia ella misma”, finalizó.

El colectivo Salchichón Primavera realizó un trabajo de retrato y documentación de La Condesa, Laura Dominique Pillieri, una trans que fue amiga y pareja. En esa producción, la propia Maite cuenta una anécdota, que “una vez la invitaron a un encuentro feminista y que había un sector del feminismo que no aceptaba todavía a las identidades trans travestis. Entonces las acusaban de ´caballo de Troya´ a las trans, por una cuestión biologicista, que venían a traer al enemigo camuflado y no sé qué…”, recuerda Santiago, realizador del documental de la militante cordobesa. Y agrega, “Maite se caga de risa (sic) de todo eso y, ella misma dice que, en vez, era una ´Yegua de Troya´. Nos gustó eso porque es muy característico de ella, de su ironía, de su acidez, muy satírica, y su mirada de abordar el mundo desde ahí, entregándose a la risa. Y por otro lado, es muy linda esa imagen,  esa autodenominación, en clave de ironía hacia ella misma”, finalizó.

En tanto, Abril, realizadora de este largometraje junto con Santiago, nos indica que en esto hay un proceso de resignificación de los sentidos. Hacernos historia es elaborar nuestros propios significantes y significados: “Pasa que vamos resignificando, se van sumando significados, y después, cada une puede hacer el análisis de ese nombre. Para mí, en la historia, el caballo de Troya no era una persona, era toda una movida colectiva, y la Yegua de Troya, no es solo una persona, es un colectivo, todes que hacen un cuerpo”.

La lucha en la calle

El material de archivo rescatado para la elaboración del documental sobre Maite Amaya, da cuenta de los espacios habitados, tomados y convertidos en arena de disputa contra las opresiones del patriarcado y el capitalismo. La calle es unos de los escenarios en los que se centra la mayoría de los relatos, según nos cuenta Santiago, uno de los lugares donde gran parte de les compañeres entrevistades recuerda haber conocido a la militante. “La calle es uno de los escenarios más fuertes en el cual conocieron a la Mai, donde resalta su presencia fuerte, muy fuerte, con mucha potencia”. Santiago Sarmiento.

Esa potencia, hoy busca traducirse en producción audiovisual.

Santiago: “Unos de los puntos fuertes que  buscamos que tenga la película, es la propia voz de Maite con los archivos de la radio, las Columnas Despeinadas que hacía en la radio comunitaria Zumba la Turba, que es la radio que funcionaba en Casa Caracol. Esos audios radiales son todo un despliegue de ideología, de análisis de coyuntura, de estructuras, de propuestas políticas, de burlas, de despliegue teatral… un poco de radio teatro, también. Y de recursos irónicos, satíricos para burlarse de los poderosos, de los opresores, e incluso, de reírse de nosotres mismes. Todo encarado desde una cuestión ideológica, política, muy consciente y muy clara. Esos audios nos parecen fundamentales. No estamos nosotres para hablar de Maite, sino que hable ella misma, que todas esas imágenes y audios hablen por sí solos”. 

En el mismo sentido, Abril indica: “Maite nos habla en esas imágenes y esos archivos. Es donde la vemos en acción, nos habla desde la acción, y es lo más fuerte del proceso de construcción de esta peli. Ella es la que nos habla y nos hablará. La idea es construir esas memorias y que no se pierdan en el olvido. Y construir esas presencias, y saber qué nos aportó, saber por qué hay murales de ella, por qué hay canciones y poemas que hablan de Maite. Quién fue esta personaja (sic), que fue y es una referente en Córdoba. Entonces nos preguntamos, constantemente, cómo reconstruimos ese relato y esas presencias para compartir-nos en el caminar colectivo de las que luchamos, de las de abajo. Es por eso que los archivos sonoros no están intervenidos, suenan, así como ella los hizo”.

Santiago también nos habla de la importancia del documental como herramienta y arma contra el olvido. Este retrato fílmico, busca condensar experiencias que se traducen, se reproducen y se replican en cada lucha de cada compañera y compañere. “Hablamos de una compañera en el presente y hacia adelante. Porque Maite nos da una mirada política sobre el mundo que abarca muchos aspectos, las distintas realidades de las identidades trans- travestis, las luchas piqueteras, la lucha de clases, la confrontación con los gobiernos, con el Estado, con los capitalistas, con las clases dominantes, la lucha contra el gatillo fácil, distintos ejes que vamos tratando de abordar en un relato. Es como expresan en las entrevistas las compañeras, ´que hay muchas maites, un millón de maites, que es imposible hablar de una sola faceta de ella’…”, expresa al respecto.

Producciones Anónimas se encuentra realizando una campaña de financiamiento colectivo para poder culminar la realización de este proyecto. En www.produccionesanonimas.com.ar está disponible toda la información necesaria para ser parte de este proyecto, y colaborar, con un proceso de construcción de memoria colectiva que es imprescindible para entender cuál es el valor y cuáles son las necesidades de la lucha contra las opresiones que sufren las personas del colectivo TLGBINB.

Nosotres entendemos que tenemos que financiar y construir este proyecto de manera colectiva. Es consecuente con los planteos con cómo se desarrollan las luchas de las clases oprimidas, de las de abajo. Nos pareció una buena forma abordarlo de esta manera, como una minga, para que entre todas y todes poder sostener los diferentes gastos que tiene este proyecto”, indicaron les realizadores.

(*) Presentación del proyecto y de la campaña de financiamiento colectivo en  http://produccionesanonimas.com.ar/ 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *