Las contradicciones de la (in)justicia cisheterosexista patriarcal

Sin duda, el comienzo del mes de Octubre se ha caracterizado por tener avances y retrocesos en materia de derechos humanos para el movimiento travesti y trans en Argentina: la absolución a Luz Aimé Díaz; el dictamen en mayoría del Cupo e inclusión laboral formal para travestis y trans, en la Comisión de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación; y por último, que se haya revocado la figura del Travesticidio en la sentencia por la muerte de Diana Sacayán. Pero, ¿cuál es el rol que enfrenta el movimiento frente a la institucionalización de ciertas demandas? ¿Cuáles alianzas y estrategias potenciamos en la construcción de nuestras agendas? ¿Qué desafíos políticos nos implican cuando sabemos que sigue existiendo una (in)justicia cisheterosexista patriarcal?

Por Aradia García para SUDAKA TLGBI

En junio de 2018, el Tribunal Oral en lo Criminal nro. 4 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de los jueces Adolfo Calvete, Julio Báez e Ivana Bloch, condenó al Asesino de Diana Amancay Sacayán, Gabriel Marino, a prisión perpetua como “coautor del delito de homicidio calificado por odio a la identidad de género y por haber mediado violencia de género”. 

Sin embargo, el pasado jueves, dieron lugar a un recurso presentado por la defensa de Marino, y la figura del travesticidio de la muerte de Diana fue revocada. Esta medida fue llevada a cabo por la Sala 1 de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal. Desconociendo las múltiples violencias, tanto estructurales como simbólicas, que el colectivo travesti y trans se ve sometida. Respecto a esto, hemos conversado de forma exclusiva, con Say Sacayán, hermano de Diana Sacayán y coordinador del Movimiento Antidiscriminación de Liberación (MAL), que nos contaba que”más allá que haya existido esta sentencia, recordemos que aún hay otro asesino suelto y  que todavía hay una investigación abierta sobre eso. Entonces, si bien hacia afuera entendíamos el travesticidio y la sentencia había sido una forma de Justicia hacia Diana y hacia toda la población travesti trans, también entendíamos que había una parte de eso que está inconclusa”, enfatizó. 

Esta decisión, se traduce en una criminalización hacia las identidades de géneros que rompen la heterocisnorma y, que además, como narra Sacayán en la entrevista realizada por SUDAKA TLGBI, “Pareciera ser una vuelta a los 90’, con respecto a la violencia que ha existido hacia las compañeras travestis y trans por parte de la fuerza de seguridad y con respecto a las causas armadas”. Y continuó diciendo: “Sé que se traduce como  el brazo represivo de la justicia. Entonces, me parece, que ahí hay una especie de  resistencia hacia todas estas cuestiones: los derechos de las personas travestis y trans. Y que además esto, no existe dentro de la provincia Buenos Aires, una justicia con perspectiva de género; que es muy diferente en CABA”. 

Tras el asesinato de Diana en 2015, el escenario político y social, comenzó a vivir una reconfiguración territorial. Sumándole dos factores importantes: en 2016, muere Lohana Berkins y, con el ascenso de Mauricio Macri al poder recién asumido, la violación sistemática a los derechos humanos del colectivo TLGBINB se volvió moneda corriente. 

A.G.- ¿Cómo sigue esto Say? ¿Qué lectura podes hacer de lo que sucedió al momento que revocaron el fallo? 

Say- Vamos a apelar con un recurso extraordinario a la Corte Suprema de Justicia y, después iremos a la Corte Internacional, si es necesario. Si hacemos una lectura del fallo de Casación, primero que es contradictorio porque cuando nombra a la CIDH, da cuenta que se pronuncia sobre la sentencia de Diana como “las buenas prácticas del territorio”, sobre la muerte de las travestis y trans. Sin embargo, en el fallo de Casación da una vuelta de tuerca y nombran que el crimen de Diana no es de odio porque no la  descuartizaron o no le cortaron una teta (sic). ¡Es vergonzoso!  

A.G.- Sin dudas, estos últimos días han sido muy álgidos. En este sentido, ¿Qué lectura podes hacer de lo que significó, tanto a nivel personal, pero también colectivo, el decreto 721/2020, de cupo e inclusión laboral travesti y trans que firmó el presidente Alberto Fernández? 

Say- Me parece que es una respuesta política a la lucha  y al reclamo que venimos dando hace muchísimos años. Y además, declara la urgencia hacia la población travesti trans, reconociendo el promedio de vida de 32 a 35 años, como también, la violencia estructural que existe y, sobre todo, en una época de pandemia que tampoco es menor. Es una respuesta concreta a lo que va a suceder y que tiene que ver con cambiar la calidad de vida sobre toda compañera travesti trans, y compañeros. 

A.G.- Cuando decimos que no es casual que cuando hay gobiernos populares, se conquistan derechos, tampoco podemos dejar de pensar en el dictamen de la Comisión de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación ¿Qué opinión tienes al respecto? 

Say– Creo que se trata de asumir las responsabilidades que tiene cada une. Por sobre todo, porque somos personas que defendemos los derechos de las personas travestis y trans. Los proyectos de ley, con estas características, van a tener incidencia en la calidad de vida de nuestro movimiento, tratándolo de una (sic) como una cuestión urgente. Por supuesto, celebramos y festejamos que esto se concrete.

El pasado domingo 11 de Octubre, se cumplieron 5 años de la muerte de Diana Sacayán, una lideresa ineludible del movimiento travesti y trans de la Argentina. Defensora de Derechos Humanos a nivel internacional, impulsora de la Ley de Cupo Laboral Travesti Trans en Argentina, sudaka, originaria, matancera.

Compañera Diana Sacayán, presente.

Ahora y Siempre!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *