Las fiestas es con todes adentro

En aquellos rincones donde las condiciones de vulnerabilidad son el marco para atravesar no sólo estas fechas socialmente establecidas, sino todo el año, allí donde el Estado parece nunca llegar, está presente la lucha organizada .

Durante el mediodía del 24, la organización Otrans Argentina recorrió el barrio Jose Luis Cabezas de La Plata donde viven más de 30 compañeras trans, para entregar cajas navideñas a personas de la comunidad travesti y trans. Una de sus referentas territoriales e integrante de Otrans, Koral Flores, cuenta que allí las recibieron con los brazos abiertos: “para mi como trans esta navidad significa, como siempre, estar unidas. Entregar estas cajitas navideñas nos llena de mucha alegría y es un orgullo tener compañeras como Florencia Saintout, Claudia Vásquez Haro que siempre organizan proyectos para ayudar a las compañeras trans y travestis”.

Por su parte, Ariana Linares Araujo, vecina trans peruana habla sobre replantearse el significado social, familiar y dorado de las fiestas: “lo que muchos dirían feliz navidad, para nosotras nunca terminó de ser feliz. Hemos tenido que migrar, irnos de nuestros núcleos familiares, este ideario de las infancias y Papá Noel es algo que nunca pudimos atravesar. Papá Noel, en nuestro caso, somos nosotras mismas. Somos las que generamos mecanismos para nuestra supervivencia, sin eso posiblemente no estaríamos en esta vida. Hoy nos reunimos, pudimos gestionar por medio de nuestra referenta, Claudia Vasquez Haro, una caja navideña que por suerte va a alivianar un poco la difícil situación que estamos pasando. Vivir siendo mujer trans en Argentina en una fecha como esta no es feliz, estar lejos de los seres queridos para poder tener una vida, tener que formar nuevos lazos, y nuevas familias que terminamos siendo nosotras mismas, que estamos en situación de prostitución, que militamos en Otrans Argentina somos una familia. La navidad de las travas siempre es en la calle”.

Como expresaron en su cuenta de Instagram las compañeras de Furia Trava: “Para el 90 % de las travestis y trans no hay bono ni caja de navidad (…) Son miles y miles las compañeras que siguen esperando una oportunidad, es necesario el ingreso masivo y transparente de nuestra comunidad al mundo del trabajo”.

Aunque este año se haya hecho realidad la Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Trans y Travestis Lohana Berkins – Diana Sacayán, hay una gran porción del colectivo que no ha podido acceder al mundo laboral por no coincidir con las condiciones requeridas. Aún se encuentran intentando interpelar al Estado para garantizar la reparación histórica.

Recordamos las palabras de la traviarca Lohana, en una columna que escribió para el diario Página 12, en la navidad del 2008.

La Navidad de las travas

Adriana apresurada intentaba terminar de maquillarse con un espejito, que colgaba de la columna del patio del hotel, comprado en las baratijas de Once.

Cuando escuchó el grito de la Tránsito de la Cruz Pereira:

–Marica ¿qué hacemos esta noche?

–¡¡Esta noche qué…vamos a trabajar!!

–Pero marica es Navidad

Adriana se miró por un instante en el espejo: ¿Navidad?

¿Cómo es la Navidad de las travas? Mientras la gente corre presurosa llenando sus carritos de supermercado para atiborrarse de comida, Adriana sigue maquillándose llenando de luces de colores sus tacos de acrílico, colgándose todas las guirnaldas posibles, agarrando la cartera más grande con luces de neón llena de campanitas, llena de estrellas, para ir a pararse a la misma esquina que por esa noche se verá más iluminada que el propio árbol del Rockefeller Center, símbolo del capitalismo navideño, esperando la llegada del niño Dios colla que tuvo que dejar en alguna montaña de su norte natal.

Aunque sea por un instante la hará sentir la más afortunada de todas.

Aunque sea por ese instante no será la Antígona de las travestis que recorre hoteles, comisarías, burdeles, con todas sus muertas. Esa noche no dolerán las siliconas de pobres que tuvo que inyectarse; sólo por ese instante no dolerán los golpes, los sucios calabozos, las burlas, los insultos, los desprecios.

Aunque sea por un instante no será perseguida por los mercaderes de la trata y el sida.

Aunque sea por ese instante desaparecerán los códigos contravencionales y de faltas que criminalizan su existencia.

Aunque sea por ese instante no tendrá que esforzarse para recordar el rostro de su madre, de su padre, que la echaron cuando apenas tenía 13 años.

Aunque sea por ese instante no habrá teje, tejetuni, clos, babado, chucu, no vendrá la Cirilqui (la policía).

Aunque sea por ese instante no habrá tetras baratos que calienten el cuerpo para soportar la jornada prostibularia.

Aunque sea por ese instante el mundo enmudecerá y no habrá insultos de trava, travesaño, trabuco, hombre vestido de mujer, mascarita sidótica, simulacro, colita, parecida, transfor..

Aunque sea por ese instante verá pasar un coro de niños y niñas travas bailando el villancico de la buena nueva que anuncia que ha nacido un niño que se llama Belén.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *