Lourdes Ibarra, una militante de hierro

Lourdes Ibarra fue militante y referenta por los derechos del colectivo travesti-trans de la provincia de Jujuy. Se destacó como actriz, política y activista disidente. En 2018 llevó adelante el primer censo trans en Jujuy desde la Fundación Damas de Hierro, organización que presidía. También fue una de las primeras candidatas trans en presentarse como concejala de su localidad, Palpalá. El 13 de septiembre del corriente año, falleció a sus 37 años de edad. En la siguiente nota, hablamos con Delfina Vigabriel, activista trans, amiga y compañera de militancia de Lourdes.

Amistad y activismo disidente

Delfina conoció a Lourdes cuando tenían 18 años haciendo teatro, en la ciudad de Palpalá: “desde ahí nunca nos dejamos de ver, se formó una amistad de fierro”, destacó. Asimismo, la entrevistada explicó que Lourdes significo mucho para Jujuy: “fue una de las pioneras en hacer que las leyes que están adheridas ahora se cumplan acá en la provincia, siempre al pie del cañon, hizo inclusión en todos lados: en el ámbito del futbol, en los hospitales públicos, en acompañamientos terapéuticos con las compañeras con problemas de adicciones y con temas referidos a la prostitución”. Muchas compañeras del colectivo travesti-trans se sienten identificadas con Lourdes porque ella luchaba con la policía, con la enfermería, y con cualquier persona que las violentara: “el trato de la gente cambió mucho en Jujuy, Lourdes fue una pionera en todo”

En el año 2008, tras trece años de lucha, lograron crear la Fundación Damas de Hierro,  un espacio de contención para el colectivo TLGBINB. Al respecto Delfina contó: “En lo personal, aparte de ser mi amiga, fue mi hermana de toda una vida, nosotras decidimos cumplir un sueño que fue la Fundación Damas de Hierro, y se nos dio, a pulmón pero se nos dio a las dos. Logramos ese sueño, un sueño que lo tengo que seguir yo, porque ella así lo quiso“.

La Fundación llevó adelante diferentes medidas en pos de la inclusión: construyó distintos albergues a los que acuden personas de la comunidad TLGBINB que se encuentran en situación de vulnerabilidad, organizó charlas, ferias, guardarropas solidarios, entre otras actividades. En febrero de este año la fundación creó “La Casa Trans”, un espacio que promueve los derechos de la comunidad TLGBINB y que funciona como un centro de testeo rápido para la detección de VIH.

Delfina desea que recuerden a su amiga y compañera como a una activista que “no tenía pelos en la lengua”, la cual era solidaria y ayudaba a quien lo necesitase. “No importaba si era del colectivo o no, mientras podía, ayudaba”, explicó. También enfatizó en que el legado más grande que dejó Lourdes es, justamente, la Fundación: “hoy lo tenemos que seguir nosotras, Damas de Hierro seguirá al pie del cañón como siempre, estaremos allí con las compañeras que quedamos a cargo y la misma está abierta para todas las compañeras y compañeres que quieran acercarse, ya sean del colectivo o no. Nosotras brindamos ayuda a  todes”.

 Por último Delfina reflexionó: “nada va a ser como antes porque se fue una parte de mi lucha, pero ahí tengo que seguir yo, para que ella se sienta orgullosa de que su legado sigue”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *