Lucha contra el Sida: una deuda pública y social

Por Redacción Agencia Sudaka TLGBINB

El 1° de diciembre de cada año desde 1988 se conmemora la lucha contra el Sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). El objetivo de este día es promover la importancia del acceso a la información para la prevención del virus del VIH, y la generación de leyes y políticas públicas que acompañen a la población seropositiva, en la atención de su salud a partir de tratamientos adecuados, hasta el acceso al trabajo y a la vivienda.

Durante la campaña del año pasado, desde la ONUSida hicieron llegar el mensaje acerca de la importancia de la responsabilidad y la solidaridad compartida a nivel mundial para combatir las pandemias. Aproximadamente, 136.000 personas en Argentina viven con VIH y el 17% lo desconoce y menos de la mitad reciben tratamiento desde el sistema público

¿Por qué será que se llama a una consigna de esta magnitud cuando un virus afecta a la sociedad indiscriminadamente, y no antes siendo que desde hace más de 40 años un virus se encuentra en circulación masiva y afecta, principalmente, a la población gay y travesti?

En una nota con Sudaka TLGBINB, Alex Freyre decía: “Evidentemente la exclusión, la persecución y la criminalización -porque la propia OMS dijo que éramos enfermos hasta los 90-, generó un caldo de cultivo propicio para la dificultad de que nosotros construyamos ciudadanía, y el Estado nos reconozca como ciudadanos, nos deje de perseguir y nos de abrigo de políticas públicas”.

Leé la nota completa acá: Alex Freyre: “En Argentina la epidemia del Sida empezó por un acto del neoliberalismo”

Pero informemonos: este es un virus que también puede afectar indiscriminadamente. La principal causa de su propagación es, justamente, la falta de información. Es vastísima la parte de la sociedad que desconoce la diferencia entre VIH y Sida: el VIH es un virus que -a diferencia de, por ejemplo, el COVID- no se contagia, se transmite. Cuando ingresa al cuerpo, si no es detectado y tratado a tiempo puede desembocar en el Sida. Tampoco se conoce lo suficiente a nivel social que una persona con VIH+ que está en tratamiento antirretroviral y que alcanza la indetectabilidad, no transmite el virus.

Por estos motivos es tan importante la implementación de la Ley de Salud Sexual Integral, que promueve el acceso a la información adecuada acerca de los modos de prevención y la importancia de realizarse los testeos, sumado a las políticas de distribución de métodos profilácticos -que no sólo son importantes por su efecto anticonceptivo-, y de acceso igualitario tanto a la medicación como al sistema de salud.

Qué pasa con la ley

En nuestro país existe la Ley N° 23.789 que en 1990 declaró de interés nacional la lucha contra el Sida. Algo que fue elaborado y decretado hace más de 30 años queda desfasado de los avances científicos y de las demandas sociales. Por esto, en varias ocasiones dicha ley ha sido acompañada por otras, como la de Prestaciones Obligatorias N° 24.455 que establece el reconocimiento en obras sociales para su cobertura.

El año pasado fue presentado un proyecto que se gestó desde el año 2014 por organizaciones sociales, asociaciones de personas VIH+ en diálogo con el Ministerio de Salud de la Nación, Organización Panamericana de Salud y la Sociedad Argentina Interdisciplinaria de Sida, para reemplazar la ley de 1990 por otro cuerpo normativo con un enfoque integral. De este modo, la iniciativa contempla, además del VIH, las hepatitis virales y las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). Si este proyecto a finales del 2021 no es tratado, puede llegar a perder estado parlamentario por tercera vez (2016 y 2018, respectivamente).

No hay más tiempo: Exigen tratamiento urgente de la nueva Ley de VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e ITS (sudakatlgbi.com.ar)

Entre las nuevas modificaciones, el proyecto presentado propone “garantizar la investigación, prevención, diagnóstico, tratamiento, cura, asistencia interdisciplinaria (social, legal, psicológica, médica, farmacológica y otras), educación y sensibilización de la población, acceso a la información veraz, suficiente y actualizada, reducción de riesgos y daños, del estigma, la discriminación y la criminalización hacia las personas con VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e ITS”.

Promueve que se prohíban las prácticas discriminatorias en el ámbito laboral incluyendo los exámenes pre-ocupacionales, y persigue la cobertura universal y gratuita por parte de los agentes del servicio público de salud, las obras sociales, las entidades de medicina prepaga y todos aquellos que brinden servicios médicos asistenciales a las personas afiliadas.

Para conocer más sobre este proyecto: Por una nueva Ley de VIH/Sida, Hepatitis, Tuberculosis e ITS

👉 A lo largo del país, durante el mes de diciembre se llevan a cabo jornadas de testeo rápido y gratuito en diferentes localidades y sedes. Averiguá dónde funcionará dentro de tu ciudad googleando “jornadas de testeos de vih”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *