Luz Aimé Diaz ¡libre!

Luego de más de dos años de estar injustamente privada de su libertad, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 8 absolvió de forma inmediata a Luz Aimée Díaz, la joven salteña, estudiante del bachillerato trans Mocha Celis. Durante estos años Luz tuvo que padecer la mirada estigmatizante de la Justicia y las múltiples violencias estructurales, sin embargo gracias al apoyo incansable de su abogada Luciana Sánchez, se logró recusar a dos jueces transodiantes y lograr su liberación.

Por Gonzalo Carranza para SUDAKA TLGBI

Durante todo el engorroso proceso jurídico donde se vio inmersa la joven trans, se pudieron demostrar las múltiples faltas de pruebas. Se corroboró que Luz es casi ciega y que era casi imposible que ella hubiera visto al joven gay asesinado que se encontraba en la otra habitación, en el departamento donde concurre por el llamado de dos hombres para cumplir con un servicio sexual. Su ceguera parcial fue corroborada en el juicio por el perito y por el oftalmólogo del cuerpo médico forense. Esto le permitió demostrar a la defensa de Luz, que no existían pruebas físicas que demostraran que la joven era culpable.

En esta ocasión tuvimos el placer de charlar con su defensora, Luciana (Luli) Sánchez militante lesbiana, feminista, kirchnerista y recibida en la UBA. Nos decía, al respecto: “El caso de Luz Aimé Diaz es un precedente importante porque la fiscalía no solo reconoció su inocencia por falta de pruebas, sino que además reconoció que había sido criminalizada por ser una persona trans y estar en situación de prostitución. Eso es de suma importancia  porque da cuenta del rol concreto que tiene la justicia penal en lo que llamamos “el genocidio travesti trans” y el “travesticidio social”.

Luli nos contó que el caso de Luz no es el primero donde los fiscales toman la decisión de absolver por falta de pruebas. En 2013 Yajaira Jazmín, una joven trans, pasó cuatro meses detenida en el penal de Ezeiza, acusada de robo a mano armada por un taxista. Como Yajaira tenía antecedentes por otra causa armada muy similar, quisieron utilizar eso de base para aplicarle una pena mucho más severa por considerarla “reincidente”. En ese caso el Fiscal, también en juicio, se vio obligado a retirar la acusación porque el principal testigo de la supuesta víctima se desmayó cuando se encontraba prestando testimonio. Una manera de eludir el testimonio que, evidentemente, era falso. Ahí mismo Yajaira fue absuelta y liberada desde el estrado de Tribunales. Hay que destacar que Yajaira también es migrante afrodescendiente y padece una discapacidad visual severa, debido a que perdió un ojo por agresión policial.

Como hemos informado por este medio, en marzo de este año, amigas, compañeras y profesorxs, integrantes de la Campaña para La Absolución de Luz Aimé Díaz, emitieron un comunicado de prensa informando que la Cámara Nacional de Casación Criminal y Correccional admitía la falta de perspectiva de género y la violación a la ley de identidad de género como causales de recusación de Magistradxs. Con estos argumentos, el fallo apartó a los jueces Rizzi y Anzoátegui del caso de Luz Aimé Díaz, por lo que debieron ser sorteardxs dos nuevxs juecxs para conformar el Tribunal de Juicio.

Ese fue el puntapié inicial de posibilidades judiciales y legislativas para apartar de otros casos, a Magistradxs que desconozcan los derechos humanos de las mujeres, travestis, trans y diversidad de géneros.

El caso de Luz al igual que el de Diana Sacayan fueron un emblema en jurisprudencia, ya que en ambos se pudo probar y ser reconocida por la Justicia Nacional la violencia estructural que sufre el colectivo travesti trans como causa de criminalización. El fallo de Diana que, lamentablemente debimos informar, en los últimos días Casación revocó la carátula de “travesticidio”, sin embargo, en términos históricos, dio la posibilidad para que en este juicio de luz se pudieran presentar pruebas importantes que fueron tomadas en cuenta y leídas por lxs magistradxs. En ese momento, la muerte de Diana y su posterior juicio a sus asesinos permitió un antecedente jurídico, porque había jueces que reconocían la violencia estructural y como actuaba contra las mujeres trans y travestis, y cómo esto tenía como consecuencia directa el exterminio de sus cuerpas.

En este sentido Luli Sanchez destacó: “Creo que marca un antes y un después en términos de organización, por lo menos en CABA, el hecho de que la Comisión de Justicia de Diana Sacayán fuera también querellante, permite un involucramiento judicial muy importante para nosotrxs. El movimiento encabezado por Say Sacayán, sobre todo la marcha por los travesticidios, se inscribe en un gran accionar político que tuvo un antes y un después a partir de esa Comisión, que reconoce por supuesto antecedentes en el frente por la Ley Nacional de identidad de género y muchos otros. Abrevando en esa impronta, la de las madres, de las abuelas y de les hijes de los juicios de lesa humanidad. Todo eso como verán ha sido una enorme construcción histórica en todo este proceso. Es una lucha contra la impunidad”, resaltó.

Por último, la abogada defensora repudió los dicho del Ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni: “hay que decir que las declaraciones del ministro Berni, horas después de conocerse la absolución de Luz, contra mujeres trans y travestis del barrio el mondongo y una supuesta banda peruana en el barrio de la Boca, resultan repudiables y regresivas, tratan de instalar un discurso de falsa seguridad. El Ministro pretende basar su política de seguridad en los mismos discursos que encubren la corrupción de les poderoses, eso es peligroso. Instala una falsa política de seguridad que no tiene buenos resultados y que es responsabilidad del Frente de Todes, de nuestra fuerza política, terminar de desplazar esos discursos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *