Navidad para ¿todes?

Por Gonzalo Carranza  para SUDAKA TLGBI

La Navidad es una fiesta de fuerte valor simbólico en las sociedades modernas, sin embargo, como toda costumbre esta tiene un fuerte arraigo en la norma cisgenero. Millones de familias alrededor del mundo se reúnen para esperar la llegada del niño de Jesús al mundo. Pero qué pasa con las travestis y trans que son expulsadas de los senos familiares? Quiénes se ocupan de su sobrevivencia en estas fechas?

En el día de hoy cientos de compañeras trans y travestis, que viven en extrema vulnerabilidad esperaron la ayuda del Estado que nunca llegó. El Ministerio de Desarrollo de la Nación distribuyó por todo el país un millón de cajas navideñas, de las cuales ninguna fue destinada a las mesas del colectivo trans. 

Otra vez las compañeras fueron olvidadas y relegadas al olvido por el Estado y la sociedad. Otra vez esperaron la ayuda que no llego. Otra vez la dura realidad les remarcó que NO son prioridad. Por ser una población pequeña a comparación del total de la población conformada por hombres y mujeres. 

A pocxs les da rabia los cientos de travesticidios y transfemicidios en la sociedad. Ni en el peor de los casos les produce congoja. Durante todo el año el colectivo sufre reiteradas violaciones de derechos humanos, en contexto de encierro y en plena calle. 

Con todas en contra, el colectivo travesti y trans sigue forjando estrategias político comunicacionales y construyendo alianzas estratégicas con otres para interpelar al Estado. Es por ello que varias organizaciones sociales y de la diversidad sexual empiezan a notar la necesidad de la Ley de cupo travesti trans en ámbitos de representación política. Ya que no es suficiente con la sanción del cupo laboral trans, que aún aguarda a ser tratada en el Congreso. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *