Repudio por la destrucción de un Sitio de Memoria

Por Julio Villafañe para SUDAKA TLGBINB

Distintas organizaciones de Derechos Humanos de la provincia del norte argentino expresaron al unísono el repudio y desaprobación por el desmoronamiento intencionado del ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio que funcionó durante la ultima dictadura cívico ecelesiástico militar, en la intersección de las calles Alvear y Sarmiento de San Salvador de Jujuy.

La creación y conservación de los Sitios de Memoria en todo el país es fruto del trabajo sostenido de las organizaciones de Derechos Humanos, que en el año 2011 se cristalizó en la Ley 26.691: “Declárense Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado, en adelante Sitios, a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país hasta el 10 de diciembre de 1983”.

Desde Hijas e Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio de Jujuy realizó una denuncia en el Juzgado Federal N°2 en la que responsabiliza al Ejecutivo provincial por el incumplimiento de sus responsabilidades consignadas en el artículo 2 de la ley nacional, al cual la provincia adhirió plenamente a través de la ley provincial 5.923.

Desde la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Jujuy el Grupo de Estudio para la Acción y Reflexión en Disidencias Sexuales (Guepardxs) emitió un comunicado de repudio a este acto y lo calificó como una “POLÍTICA DEL OLVIDO”. El mismo documento indica que esto pone en evidencia el posicionamiento del gobierno Jujeño de Gerardo Morales (PRO) frente a los Derechos Humanos y al trabajo colectivo que exige politizar la memoria en las prácticas democráticas. También destaca el gran trabajo realizado por algunas organizaciones, para que se reconozcan en la historia les 400 desaparecides que fueron perseguides, detenides, torturades y exterminades por su actividad militante política, su identidad de género y/u orientación sexual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *