Se incrementa la violencia y la tortura sobre mujeres travestis y trans en el penal de Sierra Chica

por Julio Villafañe y Aradia Garcia

En la cárcel de Sierra Chica las compañeras trans y travestis están siendo torturadas en buzones. Encerradas y aisladas, en un intento de disciplinarlas por el reclamo que las compañeras vienen realizando por las violencias que están sufriendo. Violencias que ya denunciaron por este medio, y ante otras instituciones como el INADI.

Las compañeras necesitan que las autoridades del Estado y de organismos de Derechos Humanos tomen las medidas necesarias para que estas actitudes de violencia y de odio dejen de imposibilitar a todas a tener una vida digna con pleno respeto de los derechos humanos.

OTRANS ARGENTINA también denuncio al Servicio Penitenciario Bonaerense y al Jefe del Penal, Mauro Paffummi por la violencia, los golpes y el aislamiento que están sufriendo las compañeras del pabellón 8 de la Unidad Penitenciaria de Sierra Chica.

Como ya había publicado esta agencia, desde la puesta en función como jefe del penal de Paffummi, en el pabellón de la diversidad, se registraron cambios que vulneraron, una vez más, los derechos de las compañeras y compañeros que están allí privados de su libertad.

También te puede interesar:

Recibieron maltrato por parte de algunos efectivos, son ignoradas por el jefe del penal, y ante los reiterados reclamos sin respuestas, decidieron denunciar las situaciones de violencia que alcanzaron hasta maltratar a las visitas que recibían.

Frente a estos reclamos y denuncias por su accionar violento y represivo, los efectivos de seguridad y autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense decidieron reprimir a golpes, amenazar y encerrar a las compañeras, aislandolas, para que no hablen, para que sus voces y reclamos sigan encerrados en celdas frías, oscuras, sin ningún tipo de garantía por sus derechos ni el acceso a la salud; bajo la amenaza de que si esas denuncias provocan la remoción de los puestos de trabajo de los penitenciarios denunciados, se iban a encargar de ellas por las noches.

OTRANS ARGENTINA publicó la denuncia, y también la Comisión Provincial por la Memoria la presentó formalmente en la fiscalía de Azul.

Actualmente, las compañeras trans siguen denunciando que están alojadas en buzones y que el jefe de penal le dijo que hasta el lunes próximo no serán liberadas. En este sentido, estas prácticas de tortura se vienen incrementando desde fines del 2015  a partir de la gestión neoliberal de Mauricio Macri y la ex gobernadora María Eugenia Vidal, dónde se incrementaron exponencialmente las vejaciones, detenciones arbitrarias, y muertes de compañeras. Cabe destacar que solo en 2017 murieron cuatro mujeres trans detenidas en las unidades provinciales, muertes evitables con un sistema presente.

Las condiciones de salud se ven exponencialmente agravadas por la situación de encierro, debido a que dónde están alojadas, es decir los buzones, son lugares carentes de condiciones de salubridad, lo que pone en peligro sus vías respiratorias, debido a la humedad del recinto. Asimismo también hay ratas, cucarachas que empeoran el estado delicado de ellas, sumándole la falta de alimentación y de dietas.

los buzones de la Unidad Penitenciaria de Sierra Chica

Mientras las compañeras siguen encerradas, aumenta el temor porque el aislamiento las expone a la violencia de los torturadores que hacen de su trabajo, una sistemática represión y vulneración de los derechos humanos de todas las compañeras y compañeros privades de su libertad en los establecimientos carcelarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *