SERIGRAFISTAS QUEER: Desde la serigrafía hasta la transformación de las calles

“Estoy gay”, “Sos re linda Ley 26.485” se lee en  algunas intervenciones del colectivo Serigrafistas Queer. Desde su origen en el 2007  sentaron posición en las luchas de la comunidad TLGBINB en torno a la normatividad de los cuerpos, el aborto legal y el ambientalismo, entre otras. “No fue una expansión, sino distintas manifestaciones de lo vital en el territorio”, afirmaron les integrantes del colectivo. 

Serigrafistas Queer no se percibe como un grupo, sino más bien como un no-grupo. Está conformado por personas de diferentes áreas. A sí mismes se nombran “cuises”. Provienen de la práctica artística, de la docencia, la sociología y el activismo. Y promueven una ecología de saberes potente, nutrida por las diversas trayectorias y experiencias: “Es algo que enriquece muchísimo el colectivo y, a la hora de compartir saberes, realmente el que menos terminamos compartiendo es el de la serigrafía, en comparación con todos esos otros saberes que traemos por nuestros recorridos”, señalaron..  

Ser tan escurridizos para que no puedan ni nombrarnos 

Serigrafistas se definen como un movimiento que sale a reclamar al espacio público, y afirman no considerarse artivistas sólo “por una necesidad de hacer cosas en la calle”. Sino para construir y constituirse en un pensar y un hacer colectivo permanente, e invitar a otres “por fuera de la idea de obra”. [Salto de ajuste de texto][Salto de ajuste de texto]Aunque no se piensan exclusivamente desde el campo del arte, reconocen que es un gran aliado: “El arte nos ha dado muchas herramientas para poder estar y compartir con otres la calle, las manifestaciones, las asambleas”.  

Y afirman “un espacio artístico es un espacio más dentro de todos los otros espacios donde podemos estar, y es la oportunidad para poder estar con otras personas, poder comunicar, poder generar alguna idea conjuntamente”. 

Respecto a leyes como el Matrimonio Igualitario, la de Identidad de Género, y la del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, afirman que resultan “una inyección energética muy fuerte”, ya que hacen mención a demandas que se piden en la calle. Además expresan que con la promulgación de estas normativas, el trabajo del colectivo se expande y se hace más robusto.  

También se plantaron frente a otras demandas históricas como la autonomía alimentaria, el extractivismo material o cultural. En sus palabras,  “Nos plantamos como se plantan las cosas: afirmándolas en la tierra para que se nutran de ella”; y desde una lógica cooperativista  y mutualista, ya que “las plantas no se atacan, las plantas colaboran para sobrevivir”. [Salto de ajuste de texto][Salto de ajuste de texto]Serigrafistas conciben que esta visión colectiva es muy importante, “muy cuis: aunarnos,  amucharnos y colaborar”. Y concluyeron,  “Entonces nos plantamos tipo bosque, une al lado de otre para resistir más”.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *