“Vamos caminando, aquí se respira lucha”: 4 de Septiembre Día del Inmigrante.

En una entrevista con SUDAKA TLGBI, Lourdes Rivadeneyra, titular de la Red de Migrantes y Refugiados en Argentina, contó cuál es la situación que atraviesa esta comunidad en Argentina, las problemáticas que se agravaron en el contexto de la cuarentena y el trabajo que desde el espacio que conduce llevan adelante para paliar esta situación.

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

MDR- Lourdes, ¿podrías comentarnos cuál es la realidad de la comunidad migrante en el país?

LR- Desde que comenzó la pandemia, nuestro espacio, la Red de Migrantes y Refugiados en Argentina, comenzó a recibir pedidos de asistencia de una manera exponencial. Por medio de mail, Facebook y otros canales comunicacionales, los migrantes más golpeados por la cuarentena solicitaron alimentos, medicación, ropa de abrigo y también un lugar donde ubicarse, porque muchos fueron desalojados. Esto da cuenta, de la difícil situación de la población migrante en Argentina.

A su vez, las medidas lanzadas por el gobierno nacional en la instancia de la emergencia sanitaria, no llegaron a la gran mayoría de las personas migrantes. Mas del 80% no pudo acceder al Ingreso Nacional de Emergencia, más conocido como el (IFE), por no contar con el D.N.I.

En el caso de las compañeras travestis y trans migrantes, esta situación se agravo, porque muchas de ellas quedaron en situación de calle al no poder cumplir con el pago de los alquileres. Alquileres que en su mayoría son abusivos, porque pagan por semana lo que cualquier otro ciudadano pagaría de manera mensual. A esto, se suma la imposibilidad de acceder a un subsidio habitacional porque, también, carecen de la documentación necesaria.

MDR- ¿Qué medidas se han tomado desde la Red de Migrantes y Refugiados en Argentina, para brindar esa contención a las personas migrantes?

LR- Venimos asistiendo, en una primera instancia, a más de 2800 familias migrantes, con bolsones de alimentos. En estos momentos, estamos con la quinta entrega de bolsones de alimentos, llegando a las casi 5000 familias migrantes y de la diversidad sexual. Aperturamos 10 comedores en diferentes territorios, como Lomas de Zamora, La Matanza, Tigre, Pilar, Alejandro Korn y Ciudad de Buenos Aires. También, estamos entregando 750 viandas de comida de manera semanal en Villa Celina y en Lomas de Zamora.

MDR- ¿La Red articula con otras instituciones?

LR- Sí. Desde la Red, inmediatamente nos pusimos en dialogo con el Ministerio Nacional de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, como también con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); un organismo no gubernamental, orientado a la promoción y defensa de los derechos humanos y el fortalecimiento del sistema democrático.

En este sentido, articulamos con los ministerios para garantizar el ingreso de las compañeras travestis y trans al “Potenciar Trabajo”, un programa que apunta a promover la inclusión social de las personas que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad. Actualmente, estamos gestionando maquinarias para fortalecer a las compañeras microemprendedoras, y es de resaltar, que hemos consolidado una “gran red de contención” de apoyo y acompañamiento. Estamos convencidos, que lo más importante es que las compañeras y compañeras no se sientan solos y solas y que encuentren esta red una familia; que es lo que hoy más necesitan.

Pero a quienes le debo a hacer una mención especial es a nuestras lideresas migrantes y trans, quienes vienen cumpliendo un rol fundamental en esta situación.

MDR- ¿Cómo es la situación de las personas migrantes en contextos de encierro y particularmente de las personas travestis y trans en esos lugares? ¿Cuál es el rol de los Consulados?

LR- La situación de las compañeras travestis migrantes en situación de encierro, es de gran preocupación, porque en su mayoría no cuentan con familiares en Argentina, o alguna red de contención. El Estado viola sistemáticamente sus derechos y no cuentan con la posibilidad de denunciarlo y, además, muchas de ellas no hablan español.

Desde el Ministerio de Justicia de la Nación, se han contactado con nuestra organización por situaciones críticas. Por ejemplo, para resolver donde alojar a las mujeres cis y trans que deben cumplir con arrestos domiciliarios y que no cuentan con un lugar donde ser alojadas. Por su parte, los Consulados brillan por su ausencia y en el contexto de pandemia se nota más.

Sería de gran ayuda contar, para nuestra comunidad migrante y de la diversidad sexual, con una casa migrante para poder dar una solución a estas problemáticas habitacionales.

MDR- ¿Cuáles son las cuestiones que aún falta resolver en nuestro país para garantizar los mismos derechos a las personas migrantes?

LR– Creo que la pandemia nos está enseñando, que, en una sociedad desigual, donde se considera a ciertas personas de manera desigual, o que no son consideradas ciudadanas, por el simple hecho de no tener un documento, nos invita a repensarnos colectivamente. Hay una frase, que me gusta mucho decir, cuando tengo la oportunidad, que de alguna manera da cuenta de la militancia y el camino que venimos recorriendo la comunidad migrante y dice: “Vamos caminando, aquí se respira lucha”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *