Ivanna Aguilera, histórica activista travesti, revive la criminalización de los Edictos Policiales

Por Matías David Rodríguez para Agencia Sudaka

Ivanna Aguilera, histórica militante por los derechos humanos y por el reconocimiento de los derechos para las personas travestis y trans; sobreviviente de la última dictadura cívico-eclesiástica-militar; actualmente es coordinadora del Área Trans Travesti de la Facultad de Filosofíoa y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba.

Los días de persecución, encierro y tortura en los centros clandestinos de detención, regresaron a su memoria, luego de ser demorada en la vía pública días atrás, por la policía en la provincia de Córdoba. Una orden de captura del año 1988, un Código de Contravenciones extinto, un artículo policial derogado en 1994, y un sistema judicial que se encarga de perpetuar y sostener el ejercicio de la violencia sobre las personas trans y travestis. 

La comunidad travesti y trans, es rehén de una dinámica que, de manera diaria, las deja al arbitrio de la violencia institucional. Aún décadas después de restaurada la democracia en el país, el colectivo TLGBNIB continuó sufriendo el acoso y la persecución por parte de los efectivos de las fuerzas policiales.  En el caso de Ivanna, de 63 años, el abuso de la autoridad se da en un marco inusual e irrisorio. Un pedido de captura que tiene más de 30 años, que no sólo está caducado, si no que se basa en un artículo que, ya derogado, pertenece a un Código de Contravenciones que también está extinto.

Aguilera, que regresaba a su domicilio en un taxi, fue interceptada en el puente Maipú, uno de los puentes de salida del centro de la ciudad,  donde fue obligada a permanecer tres horas durante la madrugada. Los efectivos, la demoraron por una orden de detención en la que no se respetaba su nombre autopercibido y además en ningún momento le explicaron porque estaba siendo demorada. 

El Código Contravencional en el que se encontraba el artículo 19,  fué reemplazado en el año 2016 por el actual Código de Convivencia vigente en la ciudad, y el mismo artículo, que les daba la potestad a las fuerzas policiales para detener a las personas que no llevaran vestimenta acorde al género, fue derogado en el año 1994. Por lo cual, el pedido de captura no tenía validez.  Para la “tía”, como la llaman las travestis más jóvenes en Córdoba, vivir esta situación “fue espantoso”, porque no le respetaron la identidad y, además, le “secuestraron el documento”.

En ese momento, las imágenes de la dictadura regresaron a su cabeza. Recordó nombres, lugares, olores y situaciones donde vivió violaciones correctivas grupales que buscaban disciplinarlas: “Eran continuas para nosotras las travestis”, rememoró angustiada.

En una sucesión de violencia, la policía de la provincia le exigió a Ivanna, una vez liberada, tramitar personalmente el pedido de cese de la orden de captura. Desde la Justicia de Córdoba, le advirtieron que, si no “solucionaba” por su cuenta este asunto, la próxima vez no “sería demorada” sino que podría quedar detenida.  Durante este proceso, el derecho al respeto a su identidad y nombre autopercibido, continuó siendo vulnerado por el sistema judicial cordobés, que se refirió a ella en masculino todo el tiempo en una práctica violatoria de los derechos adquiridos por la Ley Nacional 26743. 

A través del Código Contravencional de la provincia de Córdoba, las travestis y trans, podían ser detenidas por la policía amparados en el artículo 19 y 22. Las encarcelaban, por utilizar ropa contraria “a la decencia y la moral pública” y por ser consideradas “prostitutas escandalosas”, comentó la actual trabajadora de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y agregó: “Mediante estos artículos permanecíamos cautivas, 30, 60 y hasta 90 días en el calabozo”.

Rosario: de ida y regreso

En la actualidad, la provincia de Santa Fe cuenta con la Ley N° 13.298 de Reparación Histórica para presos políticos, vigente desde 2012.  Desde hace tres años y a través de un decreto, la ley incluyó a en la categoría de presos políticos a las travestis y trans que fueron perseguidas en dictadura por su “identidad de género”. 

La “tía”, vivió su infancia y adolescencia en esta ciudad. Padeció las peores atrocidades junto a otras compañeras, que fueron vejadas en el Batallón 121 de la ciudad de Rosario. Huyó de esa ciudad y en la actualidad, es parte de una causa sobre crímenes de lesa humanidad, donde su testimonio como sobreviviente, será utilizado para que, desde el Estado obtenga una reparación, junto a otras travestis,  por los crímenes y torturas a las que fueron sometidas.

Ellas saben bien lo que significó el terrorismo de esteado de los años 70’, y la violencia policial hasta la derogación de los edictos policiales a mediados de los años 90’. Padecieron la persecución, el encierro en cárceles, el castigo y la imposición de penas sin juicio previo ni posibilidad de defensa. 

Aguilera, como todas las travestis y trans que fueron víctimas del terrorismo de Estado, fueron invisibilizadas y silenciadad dentro de los relatos de las víctimas de los delitos de lesa humanidad. Saben que son muchas las que sufrieron la dictadura y que no lo denunciaron en su momento. También, están las que no tuvieron la fortuna de que alguien reclamara por ellas.  Para ella, las travestis y trans son “un agujero negro en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia”.

En la actualidad, hay 33 travestis pensionadas en Santa Fe y el objetivo es ampliar el beneficio hasta la derogación de los Códigos de Falta en esa provincia, que data del año 2010. De lograrlo, la ley abarcaría a 220 travestis sobrevivientes. Pero antes, deben someterse a diversos trámites, donde se deben recopilar datos, testimonios, nombres, fechas y dar cuenta de los lugares donde estuvieron detenidas. 

Ivanna está convencida que, aunque este proceso sea doloroso, es necesario:

“Se trata de una época oscura y terrible en de nuestro país”, consideró, y agregó: “Era una época que creí haber olvidado, es muy fuerte para mí y para todas las que lo vivimos”. 

Sin embargo, bajo este nuevo paradigma, se está logrando que no solo se repare y reconozca como víctimas de la dictadura, a personas por motivos gremiales, políticos o estudiantiles, sino que también se reconozca que hubo personas que fueron violentadas, torturadas, detenidas, y desaparecidas por su  orientación e identidad sexual. 

La Actualidad

Ivanna no se siente sola. Cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional de Córdoba y de la Facultad de Filosofía y Humanidades, desde donde se desempeña como coordinadora del equipo de Gestión, Área de Trabajo Trans, Travesti y No Binarie. Ambas instituciones repudiaron los hechos de la violencia institucional por parte de la policía. 

Tanto la Facultad como el Consejo Superior de la Universidad, repudiaron la detención y el accionar policial como un hecho de “violencia institucional y discriminación de género”. 

Ivana está acompañada por un equipo de abogades y junto a las instituciones donde trabaja, iniciaron un habeas corpus colectivo, para frenar estos hechos de abuso de autoridad y poder por parte de la policía. 

“La época oscura para nosotras no solo fue en la dictadura, sino que continuó en democracia, donde padecimos la violencia institucional a través de las Fuerzas Armadas y la Policía. Acá tenemos la evidencia, los Códigos de Falta, con los cuales hoy me volvieron a arrestar y revivir ese pasado”.

 Ivanna Aguilera, de 63 años, pasó por la discriminación en todos los ámbitos de su vida. Es una referente en la provincia y en el país en la lucha por el reconocimiento de los derechos para la comunidad travesti y trans y es una de las históricas fundadoras de A.Co.D.Ho, Asociación Contra la Discriminación Homosexual, la primera organización que se dedicó a dar batalla, por  los derechos de la diversidad sexual en la provincia de Córdoba. Hoy, como integrante de la UNC, exige “una reforma judicial feminista”, que no desconozca las leyes del colectivo travesti y trans y que, a su vez, “repare a las sobrevivientes de la dictadura y de la democracia”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *